Sonia Díaz y Gabriel Martínez

soni-gabriel_web

 

Sonia Díaz Jiménez

Profesora de la Escuela Superior de Diseño de Madrid. Especialista en comunicación visual y exposiciones, tiene estudios de psicología y es Licenciada en Bellas Artes por la Universidad de Salamanca, Licenciada en Publicidad y RRPP por la Universidad Complutense de Madrid y en Periodismo por la Universidad Carlos III de Madrid. Es magister en Museografía y exposiciones por la UCM. Ha impartido docencia en cursos de especialización y másters de diseño, gestión cultural y exposiciones en la Fundación Ortega y Gasset, EAE Business School de Madrid, Universidad Complutense de Madrid, Istituto Europeo de Design y en la Escuela de Arte nº10.

 
Gabriel Martínez García
Profesor de la Escuela Superior de Diseño de Madrid,  es diseñador gráfico y activista cultural. Tiene estudios de filosofía y es Licenciado en Bellas Artes por la Universidad de Salamanca. Doctor por la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Salamanca. Ha impartido docencia en la Escuela Superior de Arquitectura de la Universidad Politécnica de Madrid, EAE Business School de Madrid, Istituto Europeo de Design, Escuelas de Arte nº10 y 12 de Madrid. Ha sido profesor asociado en la Facultad de Bellas Artes de Salamanca.
El trabajo, como diseñadores, de Sonia Díaz y Gabriel Martínez ha sido seleccionado y publicado en más de 60 libros por editoriales de todo el mundo: Pie Books, Rockport Publishers, daab gmbh, Paopaws, LCD Edizioni/AIAP, Graphis, Agile Rabbit Editions, Promopress, Gustavo Gili, Index Book, Monsa; en las revistas IDN, Etapes international, AD (Architectural Digest), Diseño Interior, Pasajes de Diseño, Experimenta, Novum y en el periódico El País.

 

Resumen de la comunicación a presentar en #7cit titulada: “Tipografías desobedientes”

 

La tipografía no es un medio neutro. Cuando un diseñador crítico busca facilitar la comprensión del mensaje y participar en el debate social, está obligado a cuestionar los modelos institucionalizados y provocar su subversión. Para ello debe hacerse cargo de la situación y considerar que como ciudadano-diseñador su ética es activista y no está al servicio de las marcas sino del interés público. Su trabajo sirve de apoyo a la persuasión no violenta. Con esta forma de comunicación visual promueve una estética autónoma y activa que está basada en la depropiación. El humor es un ingrediente esencial en su proyecto desobediente.
Para ejemplificar estas prácticas militantes del diseño gráfico presentamos algunos ejemplos tipográficos desarrollados por el colectivo Un mundo feliz que aportan este carácter de reivindicación política, social y cultural.

 

Comments are closed.